Intolerancia a la fructosa

Intolerancia a la fructosa
4.2 (83.33%) 6 votes

¿Qué es la intolerancia a la fructosa?

alergias a la fructosa

La intolerancia a la fructosa se suele dar cuando el sistema digestivo no absorbe correctamente la fructosa provocando gases, diarrea y dolor en el abdomen. Las cadenas de nuestro organismo que contienen galactosa, glucosa y moléculas a menudo de fructosa son fermentadas por la flora en la parte inferior del intestino que resulta en la formación de gases.

La fructosa es el azúcar que encontramos  naturalmente en frutas, granos y algunas verduras.  También la encontramos en el azúcar común o  sacarosa, ya que es una molécula formada por glucosa y fructosa. La sacarosa  se encuentra en muchas plantas como la remolacha; se emplea en alimentación como edulcorante nutritivo.

El sorbitol es un edulcorante que al ser metabolizado puede generar en fructosa, ésta no precisa digestión y puede pasar directamente del intestino a la sangre. Para ello, necesita un transportador que la lleve a la sangre.

El umbral de esta intolerancia varía según en síntomas, en grados según la persona. La mayoría de las personas padecen una mala absorción de los azúcares cuando se consumen en cantidades altas, pero ésta no es la causa de los síntomas.

Existen dos tipos de intolerancia y en ambas se rechaza este tipo de fructosa:

  • La versión de la intolerancia, que es hereditaria, rara y potencialmente peligrosa (HFI), que se debe a un trastorno en el que se carece de la enzima trasportadora necesaria para descomponer la fructosa, impide su metabolización y el organismo no la absorbe. A los que la han heredado, su cuerpo no puede transformar el glucógeno en glucosa, lo que provoca que se acumulen en el hígado sustancias no beneficiosas.
  • La otra es la común o benigna,  no es hereditaria, y es producida por una enfermedad en el intestino. Se produce por una malabsorción de la fructosa generando gases, dolor abdominal y diarrea. La malabsorción es debida a una disminución de la enzima necesaria para transportarla. Los síntomas variarán según sea la falta de este transportador, alta o baja.

La fructosa es un carbohidrato simple,  se conoce como “azúcar de la fruta” ya que se encuentra principalmente en frutas. Después de comer un alimento que la contenga, parte de ésta es absorbida por las células del intestino delgado. En los intolerantes, las células del intestino delgado no funcionan correctamente en la absorción de este carbohidrato.

Ya que no es absorbida, ésta se concentra en el intestino. La incapacidad de absorberla al consumir alimentos con alto contenido de ésta, puede causar diarrea dolorosa.  Cuando la flora intestinal fermenta se producen gases, que pueden causar flatulencia y distensión abdominal.

Si padece gases, diarrea o dolor después de comer alimentos ricos en ésta, puede ser intolerante a la  fructosa. Sin embargo, tener estos síntomas no significa que lo sea, ya que un exceso de fructosa puede derivar en estos síntomas debido a la fermentación y realmente usted no tener intolerancia, sino que le ha provocado malestar por el exceso.

No se puede determinar con seguridad cuántas personas tienen este tipo de intolerancia, ya que  las pruebas no son muy precisas, pero no sería extraño que usted lo fuera si tiene síntomas gastrointestinales notables después de comer fruta, miel,  edulcorantes a base de fruta…..

Las personas que tienen esta intolerancia deben limitar los alimentos ricos en ésta: manzanas, uvas, sandía, guisantes, entre otros.  Deberían evitar comprar productos que contengan jarabe de agave, jarabe de arce, jarabe de maíz, zumo,  palma de coco…

Un dietista o nutricionista puede proporcionarle un listado con información de alimentos permitidos  o los que es recomendable evitar si tiene esta clase de intolerancia. Le ayudar a crear un plan de dieta saludable para asegurarse de que obtiene todos los nutrientes que se necesitan. La alimentación en estos casos es lo más importante a controlar.

¿Cuáles son los síntomas de esta intolerancia?

Los síntomas de la intolerancia de fructosa son muy parecidos a los de la intolerancia a la lactosa y síndrome del colon irritable.

Se demostró científicamente que las personas que consumían mucha cantidad eran más propensas a sufrir problemas  de salud tales como: obesidad, hiperuricemia con gota, diabetes y aumento de colesterol y triglicéridos en sangre.

Tras haber consumido alimentos con alto grado de ésta, estos signos serían los más comunes que producen las sustancias liberadas en la fermentación de la fructosa y sorbitol en el colon son los siguientes:Sintomas de la alergia a la fructosa

  • Hinchazón y distensión
  • Sonidos intestinales
  • Calambres abdominales
  • Flatulencia, gases
  • Reflujo, ardor de estómago
  • Diarrea o estreñimiento
  • Fatiga o cansancio
  • Dolor de estómago
  • Indigestión como resultado de espasmo muscular
  • Cefaleas
  • Emociones negativas. La depresión puede ser más común en personas con esta intolerancia
  • Náuseas o vómitos si se consumen grandes cantidades

Existe la posibilidad de darse sintomatologías a largo plazo, en este caso sería si fuera diagnosticado de una intolerancia grave:

  • Necesidad de tomar azúcar
  • Depresión
  • Osteoporosis
  • La mala absorción de minerales y vitaminas que resulta en no estar bien de salud
  • Dificultad para subir de peso
  • Debilita las uñas, el pelo…

Los que aparecen en caso de ser la intolerancia a la fructosa hereditaria son los detallados a continuación:

  • Deseo de dormir
  • Irritabilidad
  • Problemas después de comer fructosa o sacarosa
  • Vómitos

¿Cómo se diagnostica la alergia a la fructosa?

Es muy complicado que usted pueda diagnosticarse si puede tener reacciones alérgicas a la fructosa, dado el hecho de que no encontramos únicamente la fructosa en la fruta sino en verduras, granos, y en el azúcar (sacarosa) también.

La forma más directa para confirmar la intolerancia, es mediante la eliminación del consumo de la fructosa, comenzar una dieta que no contenga los alimentos con ésta y si los síntomas acaban remitiendo nos indicará que tiene mala absorción.

En caso de sospechar intolerancia, el médico analizará el historial con toda la información que contenga y recetar las pruebas genéticas específicas  para excluir la intolerancia hereditaria a la fructosa

( IHF ) antes de realizar otras pruebas.

La prueba de hidrógeno es un método fiable que será  la prueba diagnóstica fundamental para evaluar la identificación de mala absorción de fructosa en la dieta. El paciente tiene que beber una cantidad de agua con fructosa con el estómago sin haber consumido alimento. Se analizarán los niveles de hidrógeno del aliento exhalado, ya que si no es bien absorbida, encontrarán hidrógeno en el aire exhalado.

Otra de las pruebas que se pueden indicar para poder obtener el diagnóstico, es la prueba de curva de glucemia,  tras la toma de  fructosa. Se harán  extracciones de sangre cada media hora durante las siguientes 2 o 3 horas de haberla tomado.

Se puede indicar también si el médico lo considera necesario para confirmar el diagnóstico: estudios enzimáticos, pruebas genéticas , biopsia en el hígado, análisis de ácido úrico en la sangre..

Algunos productos que te ayudarán a detectarlo:

PRIMA Home Test Intolerancia Alimentaria (64 alimentos)
  • 64 ALIMENTOS
  • Para detectar la presencia de intolerancias a determinados alimentos
  • Rapido
  • Simple
  • Fiable
PRIMA Home Test Intolerancia Alimentaria (120 alimentos + 15 aditivos)
  • 120 ALIMENTOS+ADITIVOS TESTEADOS
  • Para detectar la presencia de intolerancias a determinados alimentos
  • Rapido
  • Simple
  • Fiable
PRIMA Home Test Alergia (Prueba IGE)
  • Para verificar la presencia de una alergia (controla los niveles de lgE en el cuerpo)
  • Por todas las veces que se advierten los principales síntomas de alergia
  • Rapido: resultados en 10 minutos
  • Simple y Fiable
Rebajas

¿Cómo se cura la intolerancia a la fructosa?

Lo más recomendable es la reducción de la ingesta de fructosa y sorbitol, lo que conducirá a aliviar los síntomas en la mayoría de los pacientes. Lo ideal es dejar de tomar también hidratos de carbono simples.

Los nutricionistas o dietistas pueden asesorarle en la dieta más adecuada para usted para que no le falten las vitaminas necesarias para su organismo.

No existe una cura para la malabsorción de la fructosa, pero puede ser manejada mediante la limitación de la cantidad que se ingiere.

El objetivo del tratamiento es eliminar o reducir los síntomas para mantener su salud en buenas condiciones. Una vez que no los presente durante meses, se puede reintroducir gradualmente pequeñas cantidades de algunos alimentos que anteriormente le habían causado problemas.

Los alimentos que se deben evitar las personas con mala absorción de fructosa son los que comentamos a continuación:

  • Todos aquellos alimentos con alto grado de sorbitol (E420). Es una alcohol que se produce de forma natural en varias frutas y algunos productos dietéticos.
  • Alimentos que contienen exceso de fructosa
  • Alimentos con fructanos, son cadenas de moléculas de fructosa acabando en una molécula de glucosa.

La sacarosa es un carbohidrato, formado por fructosa y glucosa,  más conocido como azúcar de mesa. La sacarosa es un ingrediente que contienen muchos dulces y bebidas endulzadas. Se deberá evitar un consumo elevado de ésta.

Le adjuntamos una lista de los alimentos que debe evitar el consumo por completo y los que sí que están permitidos. No es una lista completa pero puede orientarle para conocer los posibles alimentos que causan el malestar por malabsorción de fructosa.

VERDURAS Y LEGUMBRES

No permitidos: Patatas, remolacha, zanahoria, apio, coles de Bruselas, aceitunas, maíz, soja, berenjena, chirivía, pepino, lechuga, tomates, cebollas, pimientos, ajo, alcachofas, judías verdes, repollo, hinojo, puerros, guisantes.

Permitidos: Acelgas, espinacas, setas, coliflor, calabacín, espárragos, puerros, champiñones, endibias, calabaza, nabo, escarola, lentejas, rábanos

FRUTAS

No permitidos: manzanas, peras, cerezas, mangos, ciruelas, melocotones, albaricoques .. prácticamente están prohibidas la mayoría de las frutas y compotas.

Permitidos: limón y aguacate

CARNE

No permitidos: carnes y pescados procesados. Jamón de york, salchichas de Frankfurt, patés. Mirar sobre todo las etiquetas para comprobar cantidad de sorbitol y fructosa.

Permitidos: Carne de ternera, de pavo, cerdo, pollo, cordero, jamón serrano, bacon. Pescado

CEREALES

No permitidos: salvado, muesli, germen de trigo, pan integral, cereales para el desayuno con miel o azúcar.

Permitidos: Pan sin gluten, pan blanco, tortitas de maíz, fideos, arroz, pasta, trigo, centeno, cebada, avena.

BEBER

Permitidos: Leche, café, té, agua mineral, infusiones

Prohibidos: batidos de frutas, refrescos azucarados, batidos de chocolate, granizados, zumos de frutas, y algunas bebidas alcohólicas

ALCOHOL

Permitidos: Vodka de grano o patata es generalmente el más seguro. La ginebra, whisky, ron y Vinos Blancos pueden tomarse en pequeñas cantidades.

Consejo: si es usted intolerante o tiene una malabsorción, antes de comprar ningún alimento, lea la información aportada en las etiquetas de los productos para asegurarse de que no contengan fructosa o sorbitol.

Más información:

Más información: Wikipedia